Lo inteligente es alquilar en vacaciones

Ahora que está tan de moda esto de alquilar alojamientos turísticos para pasar nuestras vacaciones, al mismo tiempo que conocemos un destino como la palma de nuestra mano y disfrutamos de nuestros días de descanso, es posible también ahorrarse unos euritos en el presupuesto. Nada mejor en los tiempos que corren. Y debe ser cosa buena, no hay más que ver los esfuerzos que hace el gobierno por regular este nicho de mercado y ponerlo cada vez más difícil. Ninguna publicidad es mejor para dejar bien claro que es la mejor manera de irse de vacaciones.

Y es que quizá pasearse por la llanura manchega no sea una elección cara en ningún caso, pero acercarse hasta la playa, con lo bonitas que son las españolas… hace que el euro rinda menos y haya que recortar. De ahí que sea mejor buscarse la vida y elegir uno mismo qué clase de alojamiento quiere y dónde lo quiere. A mí me parece que Internet en ese sentido ha hecho maravillas, abriendo mercados y facilitando las cosas a los que somos de naturaleza perezosa. Por ejemplo, Niumba, dispara en todas direcciones y te ofrece viviendas de lujo que, en otras circunstancias deberíamos conformarnos con ver en las fotos delas revistas, acompañadas de unos suspiros nostálgicos. Pero ¿quién quiere una villa de 150 metros cuadrados en Menora cuando nosotros trabajamos en Madrid? Esas casas no se limpian solas… y poder disfrutarla una semana sin más preocupación que tendernos mano sobre mano bajo el sol, es un lujo, que sí podemos permitirnos. ¿Quién quiere pasar sus vacaciones año tras año en el mismo apartamento de Salou, por muy lujoso y bonito que sea? Es mucho más práctico alquilar un apartamentonuevo unos días y el año que viene, alquilar otro diferente en otro sitio. Así podemos conocer diferentes destinos. ¿Quién puede querer vivir en una casita rural perdida en algún lugar de Andalucía por mucho encanto que tenga? Esas cosas surgen y una vez seguro que resulta un lugar encantador, pero quizá, el mes que viene, nos apetezca más escaparnos a otra provincia… que en España hay muchos sitios que descubrir y es obligatorio visitar el mayor número posible de ellos, si queremos decir que conocemos realmente el país.
Niumba tiene algo así como 25.000 apartamentos turísticos, más de 1.000 casas rurales y más de 1.000 villaspara elegir. No hay excusa para no conocer el país entero, probar todo tipo de experiencias y posibilidades y disfrutar con todos los sentidos. ¿Quién quiere una segunda vivienda de vacaciones cuando puede tenerlas todas y además ahorrar dinero?
Pero vamos, que quien dice vacaciones dice escapada, dice celebración, dice despedida de soltero, dice luna de miel o dice simplemente… porque sí. Y voy más lejos, porque no sólo hay villas, casas rurales o apartamentos, sino estancias tan originales como un molino de harina, una casa decorada con obras de arte, una casa racionalista patrimonio de Barcelona o una Hacienda de olivar del silo XVII… por ejemplo. A veces hay que darse un capricho y sentirse como un rey, como una reina… como un niño y pasárselo bien antes de volver a la rutina, ¿no os parece?
El caso es que podemos dar la vuelta al mundo alquilando casas ajenas y disfrutando de la buena vida, pero si queréis estar de moda y seguir la tendencia de este año, Niumba ha elaborado un informe con los destinos más punteros para el verano 2014. La playa se lleva el gato al agua con 9 de cada 10 reservas. Sol y playa para las vacaciones, pero ¿dónde? Pues está claro: Cádiz, Baleares y Málaga. Seguidos de cerca por Alicante, Valencia, Almería, Canarias, Castellón, Huelva y Tarragona. El sur y el levante español están de moda y si queréis ser parte de los trending topic veraniego, ya sabéis a dónde tenéis que ir en vacaciones.

10 cosas gratis que regalar en Reyes


Estamos a un pasito de que sus majestades los Reyes Magos de Oriente lleguen a casa cargados de regalos y nos inunden los zapatos con todo eso que hemos escrito en nuestra cartita de niños buenos. Claro que si no es nuestro caso, porque no hemos sido tan buenos como se esperaba de nosotros y lo que vamos a recibir, en el mejor de los casos, es un precioso saquito de carbón para nuestras barbacoas veraniegas… entonces tengo la solución. Porque aquí os voy a dejar una divertida y súper útil lista con 10 cosas gratuitas que podéis regalar o regalaros.
Empecemos por esos fantásticos paseos turísticos que se ofrecen en muchas ciudades, en los que voluntarios con un amplio conocimiento del tema, nos llevan de la mano a lo largo de una parte de la ciudad, al tiempo que nos dan una clase magistral sobre la materia.
Otra idea es un masaje. Un masaje personal. De esos que uno se prepara, mirando un libro, leyendo un poquito por internet algunos consejillos, lo que se debe hacer, lo que no, lo que más gusta… no se trata de un masaje terapúetico ni descontracturante ni medicinal… nada de eso, no estamos diplomados y podemos liarla parda, pero para un masaje relajante, de esos que son puro placer y mimo… ese sí. Ese es un regalazo.
Una deliciosa comida o incluso una cenita romántica. Pero en toda regla. Desde salir a comprar los ingredientes, hasta pasarnos la tarde metidos entre fogones para preparar el más delicioso y exquisito de los bocados.
Una visita a un museo. En casi todos los museos hay un día que es gratuito y que nos da la oportunidad de visitarlo y disfrutarlo sin tener que pagar ni un euro. En España, por ejemplo, para los ciudadanos de la UE es el miércoles.
Una noche astronómica. Sí, una clase magistral sobre las estrellas. Para ello nos tocará documentarnos un poquito, leer, buscar, informarnos y conocer alguna que otra divertida historia sobre el qué y el porqué. Después, buscar un lugar un poco alejado de la ciudad, donde la contaminación lumínica no sea tan grande y… a disfrutar.
Un concierto. Uno de esos cientos de conciertos gratuitos que se ofrecen en las iglesias y en los conservatorios, en las escuelas de música, en los ayuntamientos… quizá no sean músicos ni cantantes de primer orden, pero el nivel es aceptable y la buena música siempre se agradece.
Un adorno que hagamos nosotros mismos. Bien sea una pulsera, un collar, unos pendientes o un pisapapeles, un cenicero, una taza decorada… cualquier cosa que hagamos y decoremos con nuestras propias manos es siempre un detalle precioso.
Un poema. Quizá no sea nuestro punto fuerte, pero si le echamos un poco de voluntad, siempre saldrá algún versito curioso y esas cosas llegan al alma. Pero si no lo ves, la otra opción es escribir un cuento personalizado. Eso hace mucha ilusión. Y si además, tiene moraleja o podemos encontrar referencias personales entre los personajes de la historia… entonces mejor que mejor.  Y, por último, un paseo romántico por un parque que sea especial por alguna razón o una excursióna la montaña, al lago, a la playa, con picnic incluido es algo que a todo el mundo le gusta. ¿Qué os parece? ¿son suficientes ideas o necesitáis alguna más? Feliz día de Reyes para todos.

24 regalos para Navidad


Hoy os dejo sólo recadito con una buena noticia para que estéis entretenidos el mes de diciembre y no digáis que este año no os han regalado nada.

Nuestros amigos de Hostelbookers están de fiesta, celebrando el Adviento de una forma muy divertida y es que van a sortear desde mañana hasta navidad, un regalo cada día.
Me encanta esta iniciativa porque no sólo ofrecen la posibilidad de viajar, con la que está cayendo, con alojamientos de calidad y tiradísimos de precio, sino que, como a los niños, eso de los regalos siempre me hace muchísima ilusión. Es lo más divertido. Yo creo que se me hace feliz con un boli, pero no, van a sortear iPad 3, iPhone 5, cámaras digitales, y mejor aún, billetes de avión y muchos otros premios relacionados con lo que más nos gusta: el turismo.
Las bases del concurso son muy facilitas. ¿Conocéis los calendarios de Adviento? Que están llenos de casilleros y cada día hay que abrir uno para descubrir la sorpresa escondida. Pues igual. Cada día hay una pregunta detrás de un casillero y hay que contestarla, pero casi es mejor que leáis las bases directamente en su página de Facebook y así podéis empezar a jugar inmediatamente.
En fin que no os lo repito, que os deis prisa que esto empieza ya mismo. Mucha suerte a todos. 

Cucut Biz Bar. El de toda la vida

Hace unos días he hecho un descubrimiento de lo más interesante en el barrio barcelonés de Hostafrancs. Por lo visto es un sitio con solera centenaria, que ha reabierto sus puertas hace tres años. Pero yo, lo acabo de descubrir. Y me ha gustado tanto que os lo voy a contar para que podáis disfrutarlo en persona, la próxima vez que hagáis una escapada a la Ciudad condal… los que no vivís allí, claro.
Es uno de esos sitios en los que uno, nada más entrar, se siente a gusto. Tiene un ambiente de lo más agradable y los precios son de los de ahora, “de crisis”. Aunque la calidad está muy por encima de esos precios, lo que quiere decir, que es el sitio perfecto para salir de cañas y pasar toda la tarde de buen rollo con los amigos.
Sus actuales dueños, Rafa y Carlos, me comentaron que antiguamente existía la peña Cucut y que organizaban excursiones usando el bar como base de operaciones. Actualmente esa es una de las tradiciones que se quieren rescatar. ¿Os acordáis de cuando “bajar al bar” al estilo Friends, era sinónimo de encontrar a los amigos? Y que siempre nos encontrábamos. Desde que no tenemos un duro, parece que sólo podemos ver a los amigos en el Facebook.
De hecho, la intención de sus dueños es esa, que sea un sitio absolutamente cercano en el que estemos mejor que en casa y el gran secreto es que ellos mismos lo regentan como si fuesen clientes, sirven todo lo que a ellos les gusta comer o beber, como les gusta que les traten, horario ininterrumpido, dedican mucho tiempo a que el ambiente sea amistoso y distendido y ofrecen una relación calidad-precio mejor que buena.
La pena es que no hay cocina, así que sólo se pueden tomar tapas. Esos sí, ¡Qué tapas! De impresión. Pero vamos que tampoco hace falta que os lo cuente… podéis ir y comprobarlo en persona, que siempre es más divertido.
La terraza está abierta todo el año y el bar tiene una zona a la entrada, con taburetes y grandes barriles de madera, a modo de mesas y un saloncito interior con 5 mesas. Es el sitio ideal para una pequeña gran celebración o para irse a ver un buen partido de fútbol.
Vamos que no os digo más. Os dejo el link para que podáis echar un vistazo por vuestra cuenta y me contéis qué os ha parecido. Cucut Biz Bar.

Vacaciones en un puño. VILLAGE DE VACANCES

Una de las razones por las que todos viajamos es la de descansar, otra es la de conocer, otra es la de divertirse… pero todos estamos de acuerdo en lo difícil que es unir todas esas motivaciones y poder decir que viajamos durante nuestras vacaciones para disfrutar. Sin embargo, todos sabemos que organizar unas vacaciones no es tarea sencilla y que, si lo hacemos con toda la familia, poco a poco se convierte en una tarea imposible.
Los niños quieren jugar y estar entretenidos, los adolescentes quieren que los dejen a su aire, los padres quieren descansar y los abuelos quieren que les hagan caso. Cada uno quiere una actividad distinta, un deporte diferente, llevar un horario propio y compaginar todo eso puede ser más estresante que trabajar.
Pero no todo está perdido. En 80 días tenemos una fórmula casi mágica con la que todos los sueños pueden cumplirse. En Francia han pensado en todo y han creado un concepto de vacaciones que pasa por tres puntos fundamentales: diversión garantizada para toda la familia, no es nada caro y se trata de simplificar al máximo. Se trata de las Village de Vacances.
Vamos a explicar esto con calma porque “a priori” tiene interés. Por lo visto en Francia han ideado un concepto de vacaciones en las que lo principal sea el descanso y el disfrute de todos los miembros de la familia o del grupo que se junta para disfrutar de sus días de ocio. De modo que en un recinto más o menos grande, mejor dicho, bastante grande para lo que nosotros acostumbramos, se distribuyen apartamentos, villas y habitaciones, comedor cubierto y al aire libre o terraza, piscina, salón de juegos, en muchas ocasiones incluso escenario y… de momento, más o menos como un hotel o un resort normal, pero a eso le añaden atractivos como la naturaleza, es decir, suele haber actividades deportivas como surf, senderismo, esquí, dependiendo del emplazamiento del lugar y de la estación del año en que vayamos. Y esa es la parte en la que los adultos centran su tiempo de ocio, porque a los pequeños, los podemos dejar en su club social particular, donde un equipo de monitores los mantendrán ocupados y entretenidos todo el día. Pero ¿qué ocurre cuando los niños son de edades diferentes? Esto también está contemplado… cada monitor o cada habitación es para un grupo de niños de una edad. Así los más pequeños pueden aprender sobre la naturaleza haciendo recopilación de piñas piñoneras, mientras que los niños más mayores preparan una obra de teatro que podrán estrenar el viernes por la noche. Los adolescentes, por su parte, tienen su propio y espacio y su propia oferta cultural y de ocio. Y los abuelos igual. Aquí cada uno puede disfrutar de su propio tiempo sin depender de los demás. Cada día será una ventura y será completamente diferente al anterior.
Sin lugar para la exageración, a las pruebas me remito y aprovecho para invitar a todo el mundo a conocerlo y a disfrutarlo.

Dormir por menos de lo que cuesta un menú

El tema de las low cost cada vez está más de moda. Necesariamente, el mercado exige que haya oportunidades en ambos extremos: las cinco estrellas y un lucero a precio de lujo asiático, porque lo vale y la normalidad versátil y cómoda, pero además asequible. Si uno quiere disfrutar de unas merecidas vacaciones, ahorra y se deja mimar en todos los sentidos para disfrute y solaz de sí mismo; pero si uno necesita hacer uso de un servicio, cuya calidad no debiera exceder de lo que encontraría en su propia casa un martes por la noche, entonces el precio debe ser lo más reducido posible.

Un vuelo de 12 horas a un paraíso caribeño exige casi un billete en el que se incluyan todos los extras imaginables, porque en eso consisten las vacaciones. Mientras que un vuelo de una hora, maletín en mano, ida y vuelta en el mismo día, con el café en la garganta y corriendo para que nos dé tiempo a todo antes de que cierren el banco, lo único que exige es puntualidad y el precio más económico del mercado.

Esto que parece tan claro en las líneas aéreas es mucho más lógico y necesario en los hoteles. Por eso hay cadenas que ya nos permiten disfrutar de un mínimo espacio, decorado de forma lógica y útil, sin grandes lujos ni extravagancias que nadie va a utilizar, a cambio de las tecnologías punteras a la orden del día. Es decir, a mí que la bañera tenga hidromasaje, durante un viaje de trabajo, me viene a dar igual, pero que en todo el hotel se pueda disfrutar de wifi me parece fundamental. Si en la habitación no hay cuadros, ni sillones ni balcón con flores, no me afecta, pero que la cocina esté abierta 24 horas al día te da la vida cuando llegas de una reunión a la una de la mañana y te mueres de hambre. Un hambre que la chocolatina o las pasas del minibar no van a solucionar de ninguna manera. Y una mini copa de vodka al precio de una botella entera, tampoco. Prefiero que me suban de la cocina un buen plato de lo que sea. Incluso un bocadillo me sirve.

Si además, la noche me sale por 10 euros en lugar de por 60 euros… para no tener tiempo de disfrutar del gimnasio o de la piscina… la verdad es que el cambio compensa. Compensa mucho. Sobre todo porque, en el caso de los hoteles, no te encuentras con el timo-sorpresa de que te van cobrar un extra por la maleta, otro por imprimirte el billete, otro por darte un sándwich. En el hotel, el precio de la habitación es el precio final, sin trampa ni cartón. Y el precio de los servicios añadidos no constituye un atraco a mano armada para nadie. Así, uno sabe en todo momento, lo que se puede permitir y lo que no.

Cadenas como Formule 1 o Ibis lo pusieron de moda y otros como Sidorme lo llevaron al extremo, reduciendo precios y ofreciendo mejores infraestructuras. Actualmente se ha convertido en toda una filosofía de vida y hay quien lo lleva hasta sus últimas consecuencias. Es el caso de Travelodge, quienes no sólo se encargan de ofrecer todo lo necesario para una estancia cómoda a un precio realmente bajo, sino que además apuestan más fuerte. En los hoteles de la cadena Travelodge te puedes llevar a toda la familia, porque los niños, pagan algo así como dos euros y medio. Y por si fuera poco, dan otro paso y te permiten llevarte a tu mascota. Perros y gatos tendrán una camita a su medida, platos para comer y beber y lo más importante, no tendrán que perderse las vacaciones familiares.

La idea me parece genial. Es maravilloso pensar que gracias a estas iniciativas, todo el mundo puede viajar de una u otra manera, y lo realmente importante, el hecho de salir de casa y conocer nuevas culturas, nuevas tradiciones, nuevas gastronomías y sobre todo, hacer nuevos amigos, está al alcance de todos. Así que ya no hay excusa para no empezar a preparar la maleta.

Un autobús con alas

Ya es oficial. Nos hemos vuelto todos locos.

Llevo toda la vida escuchando a la azafata que, por seguridad, me siente, que me abroche el cinturón, que ponga el respaldo recto, que pliegue la mesita… y era todo una broma. Resulta que ahora, mientras uno vaya medianamente sujeto a algo, puede ir de pie. ¡¡¡¡Se puede viajar como en un autobús!!!! Sencillamente genial.

Y es que resulta que la low cost Ryanair, quiere ser más low cost todavía y ha preguntado a 120.000 de sus adeptos qué les parecería volar de pie. Pues bien, por lo visto, el 66% ha dicho que si es gratis y el vuelo es de menos de una hora, vuelan. Otros están dispuesto incluso a pagar la mitad del billete de los que van de pie… que en Ryanair pueden ser 50 céntimos.

Como el que coge el metro. Pero, si en el metro, en el tren, incluso en el autobús, se puede viajar de pie, sin cinturón ni nada… y ahora en el avión, si el trayecto es corto, un poco más de lo mismo… no sé, porque una vez a bordo, a ver quién aguanta el trayecto entero atado y quieto. Al próximo guardia que me encuentre y me venga llorando que me multa por no llevar el cinturón, le voy a explicar que el trayecto es de menos de una hora, que no me cuente su vida y que se vaya a plantar multas a la autopista. Y que al perro lo llevo suelto, porque viaja gratis.

Esto es el “súmmum”. Quizá en un futuro cercano, también podamos volar atados en un ala, lo que no sé es si eso sería gratis siempre que no se pise la parte en la que pone “no caminar por aquí” o si será más caro por aquello de las vistas. Además, se puede vender también como deporte de riesgo o como método antiarrugas, porque el viento vendrá suave… supongo. Por ideas que no quede.

Y ¿cuál es el truco para que un avión lleve a sus pasajeros como los camiones de ovejas?, aunque eso sí… gratis. Pues suma y sigue, las tasas, los seguros, la maleta que facturas, el taxi que te lleva hasta el aeropuerto o te saca de él, a horas intempestivas… gratis, gratis no va a ser nunca. Por muy bonito que lo pinten.

Lo que tenemos que tener claro es si eso va a ser seguro o si va a ser cómodo y, sobre todo, la compañía debería valorar si es ético. Quizá sólo ha sido un golpecito de impacto para darse más publicidad gratuita en los meses de la temporada alta, pero si se lo han planteado en serio, deberíamos revisar hacia dónde vamos con tanta normativa por un lado y con tanto ajuste de precio por otro. Porque al final el precio va a ser caro y lo vamos a lamentar… tarde.

Una vacaciones a precio de casa

Ahora que comenzamos a preparar las vacaciones nos damos cuenta de que la cartera la hemos debido dejar en los otros pantalones… porque abulta tan poco que no se la ve. Un viaje que resulte inolvidable, pero que cueste poco dinero: Austria. Sin duda todos pensáis que estoy diciendo tonterías, porque Austria otra cosa no, pero fama de ser una de las perlitas de Europa y, por tanto, de entre lo caro, lo más caro, pero nada más lejos. Viena, la capital, maravillosa como ella sola, puede que sí, quizá un poco más, pero vaya, que el país va mucho más allá.
Pongamos por caso, montañas, deportes, naturaleza y tranquilidad: Innsbruck, la capital de los Alpes. Allí donde se suelen disputar los juegos de invierno, donde el famoso tejadillo de oro, donde las vaquitas de Milka cruzan para tomarse unas vacaciones. Es el Tirol, no son las montañas de Heidi, pero las mejoran. Es una comarca tradicional hasta en los detalles más insignificantes y luego te encuentras con edificios vanguardistas dignos de Nueva York o de Tokyo.
Si lo que uno quiere es comer y beber bien, pero bien con mayúsculas… Salzburgo. Donde está la abadía de Sonrisas y Lágrimas, donde nació Mozart, donde está el Hangar 7, sinónimo de arquitectura, arte contemporáneo y alta cocina y donde cada año se celebra el Gran Festival de Salzburgo. Aquí se suele venir en plan familiar, cultura hasta en la sopa, que será estupenda, porque la comida allí tiene un 10.
Y si uno lo que quiere es juerga y pasarlo bien, pues Graz. Es la segunda ciudad en importancia del país y es la universitaria. Con su isla flotante del río Mur, la torre del reloj, que es el icono de la ciudad y donde los enamorados suben a darse su primer beso, los heurigern, que son jardines para tomar vino blanco y cerveza (terrazas de verano para que nos entendamos, pero muy bien ambientadas) y lo que poquito que en Europa se puede llamar bar, sabiendo a lo que nos referimos y lo que esperamos de un bar: música, copas y que no cierre a las doce en punto como el bar de Cenicienta.
En Austria se puede comer de menú por 5€, que no está nada mal y las tiendas no son ni la mitad de caras que en Madrid o Berlín ni que por supuesto, en Londres o en París. El sistema de transporte público es una auténtica gozada y está pensado para eso, para que lo use el público, que con un euro te vas a la otra punta de la ciudad en metro, tranvía y autobús, una cosa después de la otra… y con el mismo euro, quiero decir, con el mismo billete. La gente es acogedora hasta el final, cuando hablan inglés… se les entiende, cosa muy de agradecer, porque el alemán ya son palabras mayores, pero cuando uno aprende inglés y se va a Londres, se quiere pegar un tiro y se vuelve a apuntar a primero de la academia.
Yo no soy austriaca, pero me parece un lugar tan encantador y tan rico en todos los sentidos, que estoy en trámites, a ver si me adoptan pronto.