Saber idiomas hace más listo y más sexy


Se me ha ocurrido, por curiosidad, investigar un poco acerca de las ventajas que  tiene esto de saber idiomas. Es innegable que una persona que sabe una o más lenguas extra, a parte de la suya materna, se abre las puertas del mercado laboral. No en España, pero sí en el resto del mundo civilizado. Te facilita mucho la vida a la hora de viajar y es útil para comunicarse, incluso estando en tu propio país, con los turistas que vienen de visita.
En eso estamos todos de acuerdo. Pero hay más. Mucho más. He encontrado varios estudios que demuestran, o al menos sostienen teorías y resultados a tenor del hecho de saber idiomas que son, como poco, interesantes.
Se dice que la gente encuentra muy atractivas a las personas que hablan varios idiomas. Yo, personalmente, me conformo con que el interlocutor domine al menos un idioma, porque hay mucha gente que ni eso y es realmente frustrante intentar hablar con alguien que no sabe ni cuál es su propio idioma. ¿Será verdad que es sexy hablar muchos idiomas?
También he leído que los niños que crecen en hogares, cuyos padres son bilingües, tienen mejor capacidad de memoria e inteligente. No me refiero a esas familias modernas en las que cada uno habla un idioma y sólo confluyen en el mismo cuando hay visita, sino más bien a esas familias en las que los padres pueden hablar indistintamente en un idioma u otro y los niños aprenden ambos idiomas. El otro caso, puede resultar ciertamente estresante, sobre todo, para las visitas. Además, las personas bilingües se les hace muchos más fácil aprender un tercer idioma que a las monolingües estudiar un segundo idioma.
Dicen que, los estudiantes que aprenden otro idioma durante cuatro años o más, obtienen mejores calificaciones que sus compañeros. Esto no lo tengo tan claro, porque en mi clase se estudiaba inglés desde los 5 años… y los que al final conseguimos arrancar a hablarlo después de 10 años mareando la perdiz, coincidimos con aquellos a los que nos apetecía viajar. Independientemente de las notas que sacásemos en las otras asignaturas, porque había de todo.
Parece que las personas que buscan un empleo específico y dominan dos o más lenguas, tiene un 20% más de probabilidades de conseguir el trabajo y ganar más dinero que los que sólo hablan un idioma. Esto, repito, ocurre fuera de España. Lo que sí es importante, es que las personas que hablan dos o más lenguas tienen cuatro veces menos posibilidades de sufrir deterioro cognitivo. Y eso es una recompensa justa. Eso y ser sexy, claro.
Si a ello le sumamos que los acentos que se consideran más sexys son el irlandés, el italiano, el portugués, el brasileño, el francés, el inglés británico y, por supuesto, el español. ¿Somos o no somos sexys? ¿y cuánto?