Yokaloka


Yoka Kamada, es una joven emprendedora japonesa que tiene un puesto en la planta baja del  castizo Mercado de Antón Martín, de Madrid. Vende comida para disfrutar en el propio puesto o para llevar, hecha en el momento y lo que es aún mejor, a precios que se ajustan perfectamente a tu bolsillo.
Además Yoka ofrece catering, talleres y da clases de cocina tradicional japonesa y enseña por un precio muy módico, los secretos de su gastronomía. Sus cursos son divertidos y dinámicos, pero sobre todo deliciosos. Pero claro, una vez que has aprendido a cocinarlo, lo más complicado suele ser encontrar unos ingredientes adecuados para que nuestro sushi en forma de makis, temakis, niguiris o rollos california sean como mínimo, decentes. Pues nada más sencillo, porque Yoka en su puesto, vende por encargo, todos los utensilios necesarios para preparar estas especialidades, como el ojitzu de madera de bambú para conservar el arroz en perfecto estado. Tiene ingredientes como la soja, especias picantes, algas de diferentes tipos, sobre todo para hacer sushi e incluso los polvos para cocinar la deliciosa sopa de miso.
Aunque sin duda, lo mejor es comprar los productos ya preparados, porque tiene unas manos fantásticas: obviamente sushi y maki, pero mis favoritas son las bolas de arroz con una ciruela (deliciosamente salada) en el centro que es tan popular en Japón. Ah! Y las trufas de té verde. Aunque entra ya en la categoría de pecado porque son deliciosas.

Y ¿qué es lo más divertido? Los cursos, sin duda, los cursos: sushi, sushi decorativo, sushi para niños, de esos que tienen formas y parecen más un cuadro que un plato de comida y luego da pena comérselo… curso de tempura y sopa de miso, de bento  kyara-ben, es decir, bento es como se llama a los platos preparados y “combinados” que se colocan en bandejas con diferentes espacios y, en este caso, es bento inspirado en personajes de manga.

Y, por último, cursos de curry japonés (que no tiene nada que ver con el indio y que, para mi gusto, está mucho más rico) y de yakisoba, esos deliciosos fideos de arroz fritos… ¿qué os parece? Los cursos se hacen normalmente por las tardes y los fines de semana, duran alrededor de cuatro horas y su precio ronda los 45€, mejor dicho, no llega. Lo que sí está claro es que sales del curso sabiendo las bases de esta misteriosa gastronomía y te salen los makis redonditos, por muy torpe que seas. Es un auténtico gusto. Aunque por supuesto, nada comparado con lo  que viene después… ¡la comida! Deliciosa.