Vacaciones en un puño. VILLAGE DE VACANCES

Una de las razones por las que todos viajamos es la de descansar, otra es la de conocer, otra es la de divertirse… pero todos estamos de acuerdo en lo difícil que es unir todas esas motivaciones y poder decir que viajamos durante nuestras vacaciones para disfrutar. Sin embargo, todos sabemos que organizar unas vacaciones no es tarea sencilla y que, si lo hacemos con toda la familia, poco a poco se convierte en una tarea imposible.
Los niños quieren jugar y estar entretenidos, los adolescentes quieren que los dejen a su aire, los padres quieren descansar y los abuelos quieren que les hagan caso. Cada uno quiere una actividad distinta, un deporte diferente, llevar un horario propio y compaginar todo eso puede ser más estresante que trabajar.
Pero no todo está perdido. En 80 días tenemos una fórmula casi mágica con la que todos los sueños pueden cumplirse. En Francia han pensado en todo y han creado un concepto de vacaciones que pasa por tres puntos fundamentales: diversión garantizada para toda la familia, no es nada caro y se trata de simplificar al máximo. Se trata de las Village de Vacances.
Vamos a explicar esto con calma porque “a priori” tiene interés. Por lo visto en Francia han ideado un concepto de vacaciones en las que lo principal sea el descanso y el disfrute de todos los miembros de la familia o del grupo que se junta para disfrutar de sus días de ocio. De modo que en un recinto más o menos grande, mejor dicho, bastante grande para lo que nosotros acostumbramos, se distribuyen apartamentos, villas y habitaciones, comedor cubierto y al aire libre o terraza, piscina, salón de juegos, en muchas ocasiones incluso escenario y… de momento, más o menos como un hotel o un resort normal, pero a eso le añaden atractivos como la naturaleza, es decir, suele haber actividades deportivas como surf, senderismo, esquí, dependiendo del emplazamiento del lugar y de la estación del año en que vayamos. Y esa es la parte en la que los adultos centran su tiempo de ocio, porque a los pequeños, los podemos dejar en su club social particular, donde un equipo de monitores los mantendrán ocupados y entretenidos todo el día. Pero ¿qué ocurre cuando los niños son de edades diferentes? Esto también está contemplado… cada monitor o cada habitación es para un grupo de niños de una edad. Así los más pequeños pueden aprender sobre la naturaleza haciendo recopilación de piñas piñoneras, mientras que los niños más mayores preparan una obra de teatro que podrán estrenar el viernes por la noche. Los adolescentes, por su parte, tienen su propio y espacio y su propia oferta cultural y de ocio. Y los abuelos igual. Aquí cada uno puede disfrutar de su propio tiempo sin depender de los demás. Cada día será una ventura y será completamente diferente al anterior.
Sin lugar para la exageración, a las pruebas me remito y aprovecho para invitar a todo el mundo a conocerlo y a disfrutarlo.

  • yam

    Me gusto..! El articulo y la idea de vacaciones para todos los gustos y necesidades,en el mismo lugar. Great!